ene 14

12 Razones por las que podrías no estar bajando de peso

12 Razones que evitan que bajes de peso

1. Estás comiendo demasiado

Esto puede parecer muy obvio, pero ocurre con mucha frecuencia. A menos que cuentes las calorías que estás ingiriendo podría ser que estés comiendo más de lo que piensas. Esto ocurre sobre todo cuando comes en la calle, donde el tamaño de los platos suelen ser mayores.

Para llevar un buen control, sin cambiar tus hábitos alimenticios, haz un registro estricto durante una semana de todo lo que comes y tomas, siendo lo más detallad@ que puedas en términos de contenido de calorías, sumando todo lo ingerido durante el día.

Muchos se sorprenden de la cantidad que realmente están ingiriendo, constituyendo un buen comienzo para controlarse.

2. Estás comiendo muy poco

Es decir, paradójicamente, no estás comiendo lo suficiente. Cuando queremos bajar de  peso, los primeros días disminuimos drásticamente la ingestión de alimentos.

Esto funciona en muy corto plazo, pero como tenemos un cuerpo inteligente, por instinto natural de inmediato se pone en situación de inanición,  y como mecanismo de seguridad y supervivencia, torna el metabolismo muchísimo más lento, de modo de reducir al mínimo el consumo de calorías.La consecuencia de esto es que, el proceso de perder peso se detiene y se hace mucho más difícil.

3. Le atribuyes carácter saludable a comida que no lo es

De hecho hay muchas alimentos que a fuerza de publicitanrse adquieren una reputación de “saludables”. Sin embargo frecuentemente no los son y contienen demasiadas calorías y grasas.

Por ejemplo hay jugos de frutas envasados que se dicen “100% naturales” que en realidad tienen un alto contenido de calorías. Igualmente ocurre con ensaladas, que en teoría son saludables, pero al agregarles queso, crotones y aceites de aliño, adquieren un elevado contenido de calorías echando a perder su carácter saludable y de paso tus esfuerzos por bajar de peso.

4. Te estás confundiendo con los números de la balanza

Tienes que saber que si bien el medir tu peso en la balanza es un buen comienzo, sin embargo por más precisa que ésta sea, no necesariamente te da un resultado claro y útil sobre tu peso, pues ocurre que a grasa pesa menos que los músculos.

Entonces, si has perdido grasa, pero has ganado más músculo, puede ser que tus medidas hayan mejorado pero esto no se refleja en la balanza. No has bajado de peso e incluso puedes pesar un poquito más. Sin embargo, lo real es que estás más saludable y tienes una mejor figura, pero no es eso lo que te dice la balanza.

Hay casos de personas que han bajado 3 tallas, pero quieren abandonar porque la balanza no se ha movido. Por eso, es muy importante aprender que parte del proceso de bajar de peso es sustituir grasa por masa muscular y que eso significa mejorar notablemente su cuerpo, aún sin perder peso.

Es decir la balanza no mide la grasa, para eso es mejor tomar tus medidas y ver su evolución. Allí también están tus resultados positivos

5. No estás contando las calorías que ingieres a través de los líquidos que tomas

Muchas veces sin tomar consciencia de lo que bebemos, ingerimos bebidas azucaradas en exceso,sin pensar ni verificar la gran cantidad de calorías que contienen, anulando completamente las calorías que quemamos con el ejercicio físico que hacemos.

En general es importante disminuir la ingestión de calorías, pero tienes que prestar mucha atención al total de calorías que ingieres en todo el día. Saberlo ayuda mucho a perder peso.

6. Tienes un comportamiento errático en tu alimentación

El pasar drásticamente de comer en forma abundante a una dieta de hambre y luego nuevamente darse un atracón, afecta negativamente tu metabolismo, alterándolo de un modo que se vuelve muy lento; trayendo como consecuencia el que subas de peso rápidamente.

Es imprescindible evitar que se te conviertan una costumbre los reiterados cambios de comer mucho a comer poco y viceversa.

7. No estás haciendo suficiente ejercicio.

Una cosa que cuesta aceptar cuando se trata de perder peso es que se tiene que hacer ejercicio si se desea mejorar la silueta corporal. Esto siempre es posible, pudiéndose comenzar desde simples caminatas de 30 minutos por día, 5 veces a la semana y aumentar progresivamente su intensidad (dentro de los mismo 30 minutos) según la condicón física que se tenga.

8. Estás demasiado estresado y no estás durmiendo lo suficiente

El estrés y el peso (ya sea aumentar o perder) van de la mano y están íntimamente relacionados. Es posible que no se sepa que estar sometido a un permanente estrés puede aumentar la producción de cortisona que es la hormona responsable del incremento del apetito y de la acumulación de grasa abdominal, la cual a su vez está asociada a la diabetes, colesterol elevado y otros problemas de salud. De allí la impotancia de cuidarse del estrés.

Asimismo, cuando se trata de bajar de peso, el dormir lo suficiente y muy bien es tan importante como comer saludable y hacer ejercicio. Al igual que el estar estresado, el privarse del sueño promueve la generación de cortisona cyas consecuencias acabamos de ver.

9. Pierdes el control los fines de semana

No hay cuidado si de vez en cuando uno se sale de su régimen. Sin embargo, si cada fin de semana lo convertimos en una compensación de todo lo que nos hemos privado durante la semana y comemos locamente, probablemente lo echaremos todo a perder.

Hay que tener en cuenta que si queremos perder 0.5 kg por semana, tendremos que disminuir la ingestión en 500 calorías diarias y hacer ejercicio durante la semana. No se trata de no premiar tus esfuerzos, pero no te premies con comida. Reduce la premiación con comida a una o máximo dos veces por mes y mantente en movimiento, evitando una vida sedentaria.

10. Te enfocas demasiado en alimentos de poca o ninguna grasa.

El que un alimento tenga bajo contenido de grasa según su etiqueta no significa necesariamente que sea un alimento saludable. Puede ser realmente bajo en grasa pero contener otros elementos escondidos que la compensan, como por ejemplo son altos en fructosa, que aportan muchas calorías y muy poco valor nutricional.  Hay que ser muy cuidadosos al leer las etiquetas, asegurándose bien de su contenido saludable.

Por otro lado mientras demasiada grasa en malo, cortar completamente la ingestión de grasa también es malo -el cuerpo necesita de ellas-  y no te ayudará a perder peso. Al contrario, te dejará con una sensación de hambre que te llevará a comer demás. Por ejemplo se puede usar aceite de oliva, comer aguacate (palta) y salmón, que contienen grasas saludables.

11. Te saltas las comidas

El saltarte una comida voluntariamente puede hacerte sentir bien contigo mismo, como por ejemplo saltarter el desayuno. Sin embargo, esto lleva a compensarlo con otras comidas o refrigerios con  elementos poco saludables durante el día.

Pero además te produce un estrés orgánico que demanda glucosa, que cuando la ingieres te lleva a niveles que dispara la insulina, reproduciendo vaivenes extremos de hambre y saciedad volátil que hacen que no puedas perder peso.

Toma siempre un desayuno saludable y no te saltes ninguna comida. Una descripción muy detallada sobre las consecuencias de no tomar desayuno la encuentras en mi libro “Las 7 Claves para Bajar de peso…  …y no volver a subir”, el cual puedes desacargar ingresando tus datos para enviártelo.

12. Tienes un problema fisiológico, necesario de ser tratado por un médico

Existen problemas de tipo orgáncio que pueden ser los que están generando el exceso de peso, como por ejemplo una enfermedad de la tiroides, que puede generar deficiencias en el metabolismo y provocar un aumento desmesurado de peso.

Es por eso que es imprescindible e ineludible el consultar con tu medico antes de iniciar cualquier programa de bajar de peso y/o ante cualquier síntoma que afecte y ponga en riesgo tu salud.

Puede que tú no necesites bajar  de peso…

A pesar de todo lo que se dice respecto al sobrepeso, no necesariamente todos necesitan perder peso si no están en un nivel de obesidad.

De hecho, muchos de nosotros tenemos ideas poco realistas de lo que es una silueta y peso saludable. Todos tenemos diferentes formas de silueta corporal y aunque podemos hacer cambios a nuestros cuerpos, sólo podemos mejorar la silueta del cuerpo que poseemos y no podemos convertirlo en el cuerpo de alguien que no somos.

Tengo un desafío para ti…

Enumera todas las razones por las que quieres bajar de peso que no tengan nada que ver con tu apariencia. ¿Existen otras razones por las que necesitas bajar de peso? ¿Estás en riesgo de enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiovasculares y/o cerebro vasculares? ¿Tu índice de masa corporal (IMC) se encuentra en un rango saludable? ¿Estás cercan@ a tu peso ideal?

Si estás en riesgo, la pérdida de peso puede ser muy importante para mantenerte saludable. Pero, si estás cerca de tu peso ideal y tu IMC está alrededor del rango normal, pregúntate si librarte de esos últimos pocos kilos merecen la pena el esfuerzo ¿Te es posible sentirte feliz con tu peso actual?

Ingresa tus datos para enviarte mi libro -sin costo- “Las 7 Claves para Bajar de peso…  …y no volver a subir” y utiliza esos conocimientos para aprender a aceptar su cuerpo y apreciar todo lo que tu cuerpo hace por ti cada día.

¡Descarga el libro ya!

ene 10

Las 7 categorías del Éxito según Bryan Tracy

Las 7 categorías del Éxito según Bryan Tracy

 

 

 

Cualquiera sea tu concepto de éxito, estas categorías te permiten ordenarte para lograrlo, incluyendo el éxito en Bajar de Peso.

 

 

 

 

En su libro “La Psicología del Éxito” Bryan Tracy comenta sobre la preguntas que muchos nos hacemos sobre porqué algunas personas tiene más éxito que otras. ¿Por qué algunas personas ganan más dinero, son más felices, tienen mejores trabajos, mejores relaciones, mejor salud y parecen sacar más provecho de la vida?

Asimismo comenta haber descubierto que no existe ninguna correlación entre el éxito, la inteligencia, la educación, la suerte, los contactos, ni la apariencia. Son útiles en algunos casos, pero no existe una correlación directa. Que no se trata de ser especialmente inteligente, tener una excelente educación, de ser bien parecido, tener contactos o tener suerte; y para enfocar lo que significa el éxito lo clasifica en 7 categorías:

1. Paz Mental

Paz Mental significa sentirte contento, en paz, con relajación interior. Significa libertad, especialmente libertad: del temor, del estrés, de la ansiedad,  del deseo,  de la carencia,  de las emociones negativas,  de la culpa.

Bryan Tracy, señala que la paz mental, es el primer ingrediente y el más  importante del éxito, porque si obtiene alguna cosa en la vida y no consigue paz mental, no podrá disfrutarla.

2. Salud y Energía

El ingrediente N°2 del éxito son Salud + Energía. La salud y la energía son importantes. Si tenemos salud, estamos libres de enfermedad, libres de malestar, libres de dolor, libres de sufrimiento, o etc.  Entre el 80 y 90% de los males que sufre el cuerpo humano, incluyendo las razones por las que morimos antes de tiempo, tienen que ver con la perturbación de la paz mental.

3. Relaciones amorosas

Las relaciones amorosas significan que tenemos la capacidad y la habilidad de entrar en relaciones de amor a largo plazo de amor. Significa que tenemos la capacidad de dar amor y ser amados. La habilidad de sostener una relación amorosa es parte esencial de un ser humano. Es una característica esencial de nuestra especie humana.

El 85% de los problemas que tenemos en la vida en última instancia están relacionados con las relaciones que tenemos con las personas. La calidad y cantidad de nuestras relaciones es una marca real de lo bien que estamos como seres humanos. Si las relaciones son estables, la salud y la energía serán estables y tendremos una gran paz mental.

¿Cómo medir cómo nos va en nuestras relaciones amorosas? Una manera simple es preguntarse cuánto te ríes con la otra persona. Lo primero que aparece en una relación feliz y una de las primeras cosas que se va cuando una relación comienza a deteriorarse es la risa. La risa es una expresión completamente espontánea de la vida

4. Libertad Financiera

El ingrediente N° 4 del éxito es la libertad financiera. La libertad financiera significa que se tiene suficiente dinero como para no preocuparse por el dinero.

El hecho real es que el dinero es importante. Se necesita dinero para alimentarnos bien y en forma saludable, para comprar ropa, libros, para enviar a los niños a la escuela, pagar atención médica, para viajar, para tener todas las cosas buenas de la vida.

Entonces, es necesario desarrollar la capacidad de ganar dinero suficiente para no preocuparnos más por él, debemos llegar al punto en que podamos pensar en otras cosas, cosas más altas, nuestras relaciones, nuestra salud,  mejoramiento de la mente,  la expansión de nuestra vida emocional y espiritua.

5. Metas e Ideales valiosos  

Sabemos que los valores  realmente viven en el corazón del ser humano, y son los que determinan casi todo lo que pasa.  Las metas e ideales valiosos nos dan una sensación de significado y propósito. Nosotros como humanos necesitamos de significado y propósito.

Necesitamos saber que estamos haciendo algo importante. Necesitamos saber al levantarnos, por qué nos levantamos. Necesitamos creer en lo que hacemos. Necesitamos impulsos motivaciones, alicientes, emociones, en la vida. Y estas metas e ideales tienen que ser consistentes con nuestros valores.  El carecer de estos contribuye a la infelicidad.

6. Autoconocimiento y Autocomprensión

El autoconiocimienbto y autocompresión significa saber quien se es; porqué haces lo que haces; qué te motiva a vivir; y también significa que eres honesto contigo mismo, que tienes el valor y el carácter para enfrentarte honestamente con contigo.

Significa tener la honestidad  de  enfrentar tus fortalezas y tus debilidades, tener la honestidad y la integridad de ver dentro de tí mismo para comprender por qué haces lo que haces, qué te hace moverte. Y si no estás contento, tener la capacidad de cambiar de manera positiva.

7. Actualización de uno mismo

En realidad, esta categoría de éxito es un resultado. Es un sentido de cumplimiento personal. Es lo que Abraham Maslow llamó “Actualización de uno mismo”. Es decir  es una sensación de que se está volviendo en todo lo que uno es capaz de convertirse.

La actualización de sí mismo viene como resultado de tener metas e ideales valiosos, de tener relaciones amorosas, de tener un alto grado de conocimiento y comprensión de sí mismo, siendo lo que genera salud y energía, paz mental, relaciones amorosas, etc.

Lo interesante y trágico es que la mayoría de hombres y mujeres de hoy logran muy poco. En una escala del 1 al 10 en términos de potencial humano, la persona promedio está funcionando por debajo de lo que es capaz de lograr. En una escala del 1 al 10 la persona promedio tal vez no alcanza arriba de un 2 ó un 3.

Un 84% de las personas que trabajan son subempleadas pues sus trabajos no llenan sus habilidades y su potencial. Un 80% preferiría estar haciendo algo más. En un estudio de matrimonios se descubrió que un 38%  de parejas preferiría estar casadas con otra persona.

Bryan Tracy también menciona haber descubierto que la gran mayoría de personas en nuestra sociedad, después de toda una vida de recibir un buen salario, se retiran quebrados, se retiran pobres o con su pensión. Sólo un  1% se enriquecía. Sólo un 5% se volvía independiente, un 15% tenía algunos ahorros, y un 80% dependía de los demás.

Sin embargo, la conclusión de Bryan Tracy es que hoy uno puede tener más éxito más rápidamente que lo que sueña, si se hacen dos cosas básicas:

i. Toma una decisión que exceda todos tus niveles previos de logros.

Toma la decisión tener éxito y de lograr tus metas. Como es el caso de tu logro de Bajar de Peso)

ii. Aprende como

Aprende cómo alcanzar esos niveles superiores. Para aprender el cómo Bajar de Peso y no volver a subir solo ingresa tus datos y recibirás el libro con ese conocimiento.

¡Éxitos!

ene 07

7 Tips para Bajar de Peso en el 2013

7 Tips para Bajar de Peso en el 2013

Ponte en marcha, da pasos firmes para lograr eso que quieres.

Si te has decidido a bajar de peso y lograr tu peso ideal, fortalece tu propósito, clarifica por qué quieres bajar de peso y cuál es tu motivación más profunda.

Prepárate para el cambio, tienes que estar listo para asumir el compromiso contigo mism@ y creer en ti.

1.  Define tu por qué y tu meta

Identifica la razón de fondo por la que quieres Bajar de Peso, define tu meta  y visualiza cómo te verás y te sentirás cuando lo logres.

Tu razón principal puede ser por salud, por estética, autoestima, bienestar, conseguir pareja,  ponerte la ropa que te gusta, etc. 

Cualquiera que sean tus motivos  personales por los que quieres bajar de peso, identifícalos claramente y visualiza el momento en que lo logres e imagina cómo te sientes, con quienes estás, cómo es tu vida en esa nueva condición. 

Escribe tu meta en un papel y léela  todos los días al levantarte.

2.  Establece tus metas en forma realista

El bajar de peso no es una meta de corto plazo, es un proceso que sí te da satisfacciones desde el corto plazo, pero  en realidad es un camino de pequeños cambios que progresivamente, en un proceso de cambio de hábitos de alimentación te lleva hacia un estilo de vida saludable. Esto siempre demandará esfuerzo de parte tuya, por lo que debes ponerte metas realistas.

Si te fijas una meta únicamente llevad@) por el entusiasmo, proponiéndote cambiar abruptamente tus hábitos alimenticios y bajar 4 kilos en una semana, lo único que lograrás será una gran frustración, incluso afectando tu salud y tu carácter, sintiéndote fracasad@.

Dependiendo mucho del sobrepeso que se tenga, los nutricionistas y médicos indican que una pérdida de peso que no pone en riesgo la salud puede ir de 0.5 a 1 kg por semana (1 a 2 libras por semana); siendo lo más recomendable fijarse una meta de pérder10% de tu peso actual.

Así por ejemplo, si pesas 80 kg. y tienes 15 kg, de sobrepeso, primero ponte como meta bajar 8 kilos y luego cuando estás en 72 kg, nuevamente ponerte como meta bajar el 10%, es decir 7 kg; y de esa forma progresivamente alcanzar tu peso idea.

El tiempo que te demorarás en cada 10% dependerá de tu pérdida de peso semanal que deberá estar dentro del rango señalado (1 a 2 libras por semana), para lo cual siempre debes consultar con tu médico.

3.  Mantente enfocado, motivado, avanzando un paso en firme a la vez.

Teniendo en mente la meta que has visualizado (definida en kg y tiempo en que lo lograrás), enfócate definiendo metas semanales de proceso  y concéntrate en lograr en esa semana dicha meta. No te atiborres de metas, anda pasito a paso, pero aunque sean pequeñas, sé firme y no retrocedas.

Puedes fijarte la meta de quemar 500 ó 300 calorías diarias. Hazlo a tu propio ritmo y adecúalo a tus gustos. Si no te gusta hacer ejercicio, al principio no te fuerces – es muy saludable y recomendable pero ya lo harás más adelante en función de tus progresos.

Lo importante es comenzar y mantenerte enfocado y motivado. Por ejemplo, puedes fijarte pequeñas metas semanales que apoyen una menor ingestión de calorías, tales como:

  • Atenuar tus ganas de comer ingiriendo 5 raciones diarias de verduras y frutas
  • Comer más pescado (p.ej. 3 veces por semana)
  • Mentalizarte sobre tu autoestima, y lo bien que te sentirás con un menos sobrepeso
  • Preferir alimentos con menos grasa (light), reducir el consumo de harinas, dulces, jugos envasados y bebidas gaseosas.
  • Otras que tú quieres fijarte para ti

No se trata de que te fijes todas estas metas simultáneamente. Comienza con unas pocas y con aquellas que no se te hagan muy difíciles. Así no abandonarás y por el contrario, irás fortaleciendo tu decisión de bajar de peso con pequeños pero efectivos logros.

Se trata de no forzar un cambio abrupto de tus hábitos alimenticios y hacerlo paso a paso, progresivamente, pero sin retroceder.

4.  Anota todo lo que comes.

Adquiere el hábito de anotar absolutamente todo lo que comes. Al comienzo puede verse como una tarea muy laboriosa y aburrida. Sin embargo es una práctica sumamente valiosa que te protege del autoengaño.

Te ayudará mucho a darte cuenta y tomar plena conciencia de cuáles son tus hábitos y patrones alimenticios. Al conocerlos en detalle, podrás pensar en una estrategia para cambiarlos progresivamente hacia una alimentación saludable.

Así podrás saber qué alimentos estás ingiriendo, en qué cantidad y en qué momento.

Esa información te permitirá definir para ti mismo, por ejemplo:

  • A qué te puedes comprometer que cambiarás dentro de tus actuales hábitos,
  • Cuándo lo harás,
  • En qué momento lo harás,
  • Qué alimentos elegirás,
  • Cómo apoyarás tus decisiones,
  • Qué estrategias adoptarás,
  • Cómo evitarás exponerte a tentaciones,
  • Cómo puedes pedir cooperación a los miembros de tu familia y pedir el apoyo de tu entorno de amigos para que te alienten en tu decisión de bajar de peso.
  • Etc.

El anotar todo lo que comes te permitirá dar seguimiento a tus hábitos alimenticios, evaluar tus avances y comprobar en qué medida estás cumpliendo con las metas que te has fijado.

5.  Si tu estrategia no te funciona, cambia de estrategia.

La estrategia se refiere a ingeniártelas para fortalecer el proceso de cambio de tus hábitos alimenticios, en el cual indudablemente siempre se nos presentarán obstáculos y tentaciones que nos desvíen de nuestra decisión.

Lo importante es encontrar una estrategia que sea efectiva para nuestros propósitos y si no te funciona, cámbiala hasta encontrar una que sí te sirva.

Por ejemplo, si por tu trabajo almuerzas en un restaurante los días de semana, debes aprender a seleccionar lo que vas a comer. Puedes por estrategia, comer una fruta antes de ir a almorzar, y al momento del almuerzo reemplazar los jugos envasados o bebidas gaseosas y simplemente beber agua.

Si eso no te funciona, busca un mejor entorno que te fortalezca y puedas vencer las tentaciones o reduce tu meta, pero nunca dejes de avanzar por más pequeño que sea el avance.

6.  Aprende sobre nutrición y alimentación saludable

No se trata que te conviertas en un(a) nutricionista ni una máquina de calcular y contar calorías, pero es necesario que aprendas conceptos básicos sobre nutrición que te permitan entender cómo se da el proceso de sobrepeso y obesidad y cómo es que los alimentos intervienen para superar o agravar este problema.

Tienes que conocer cómo ocurre el proceso metabólico con los azúcares, grasas, proteínas, vitaminas y minerales, entendiendo la diferencia entre alimentarte y nutrirte.

Sabemos que alimentarse no es lo mismo que nutrirse. Uno puede alimentarse diariamente, pero a pesar de eso, puede estar muy mal nutrido.

Es aquí donde aparece la alimentación saludable,  que es aquella alimentación de brinda diariamente a nuestro cuerpo la adecuada proporción de  nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y fibra) que requiere nuestro organismo para el normal funcionamiento de todos sus sistemas y órganos, llegando hasta el nivel celular.

Todos estos nutrientes cumplen diferentes  funciones dentro de nuestro cuerpo, por lo que es importante saber sobre alimentación correcta.Sabrás cómo bajar de peso ingieriendo alimentos adecuados.

Así podrás ver que puedes ingerir alimentos bajos en calorías, pero con elevados niveles de nutrientes y que existen alimentos apetitosos con estas características y que no estás condenado a comer comidas feas. Este conocimiento te permitirá hacer buenas elecciones en tus alimentos.

7.  Un estilo de vida saludable para mantener  tu peso ideal en forma definitiva

Si quieres mantener tu peso ideal para siempre, entonces tienes que pensar en mantener  un estilo de vida saludable.

Un estilo de vida saludable va más allá de hablar sobre hábitos de alimentación correcta. Se relaciona con  el concepto de lo que queremos para nuestra vida, incluyendo  dentro de ello el bajar de peso y adoptar hábitos para tener una vida saludable, es decir, más allá de la alimentación saludable.

Está en ti el asumir la responsabilidad de tu propia vida y cómo quieres vivirla. En términos de una vida saludable significa vivir una vida de calidad el mayor tiempo posible; implica añadir años a nuestra vida pero en condiciones saludables y sin padecimientos, comprendiendo nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Se trata de construirte una nueva filosofía de vida coherente con lo que deseas para ti.

Una filosofía que incluya por ejemplo:

  • El asumir una alimentación apropiada,
  • Mantener la práctica de una actividad física acorde con tus condiciones,
  • Mantener hábitos de práctica mental para desarrollar armonía en tu relación con las personas que amas,
  • Desarrollar relaciones sociales y compromiso social,
  • Cultivar tu espiritualidad cualquiera sea la concepción que tengas de ella,
  • Encontrar tu equilibrio emocional,
  • Buscar de disfrutar de las cosas que te gustan, por más difícles que sean las condiciones en la que te encuentres.
  • Puedes comenzar aunque sea un poquito cada vez, pero no dejes de disfrutrar de aquelo que te gusta, de esa forma te motivarás a alcanzarelas a plenitud.

Empieza desde ahora a vivir tu vida como deseas vivirla y no lo veas como algo casi inalcanzable o que sólo podrás disfrutar en un futuro muy lejano.

Tener todo esto en mente y progresivamente convertirlo en un hábito y modo de vivir es lo que te llevará a lograrlo.

Para eso también tienes que ser práctic@ y tomar acción para lograr aquello que quieres, pues no te caerá del cielo y sólo ocurrirá si tú haces que pase.

Ponte en marcha, da pasos firmes para lograr eso que quieres. Si te has decidido bajar de peso y lograr tu peso ideal, fortalece tu propósito, clarifica por qué quieres bajar de peso, cuál es tu motivación más profunda.

Prepárate para el cambio, tienes que estar listo para asumir el compromiso contigo mism@ y creer en ti.

ene 04

7 Opciones para Bajar de Peso en el 2013

Bajar de Peso – 7 Opciones para el 2013

 

 

Pasó el 2012 y no se acabó el mundo ¿y tú, sigues con sobrepeso? Aquí te señalo 7 opciones para iniciar el 2013.

 

 

 

1. Seguir como estás y no hacer nada respecto a Bajar de Peso

2. Buscar la Fórmula Mágica para Bajar de Peso

3. Bajar de peso en 3 días

4. Bajar de peso en 7 días

5. Bajar de peso en 30 días

6. Bajar de peso en 90 días

7. Cambiar tu estilo de alimentación y bajar de peso para siempre

 

La primera opción es seguir como estás y llegar al final de año pensando en cómo lograrlo en el 2014. Otra opción es seguir buscando -o ponerte a buscar- una fórmula mágica para Bajar de Peso sin esfuerzo y sin cambiar para nada tu actual forma de alimentarte. También puedes optar por fijarte metas de bajar de peso como por ejemplo:

  • Bajar 3 kilos de peso en 3 días para poder ponerte ese traje que te gusta y lucir mejor en el compromiso o reunión social que tienes el fin de semana.
  • Puedes querer bajar 7 kilos en 7 días para presentarte en esa cita importante que tienes dentro de 1 semana, con una mejor silueta.
  • Si eres una persona con mayor previsión puedes querer asegurarte tener resultados fijándote con anticipación de 30 días la meta de bajar 10 kilos en 1 mes; o,
  • Puedes fijarte un periodo razonable -como por ejemplo 90 días- para bajar parte importante o todos los kilos de peso que tienes en exceso; respaldándote en tus verdaderos motivos por los cuales quieres bajar de peso.

Con seguridad podrás encontrar en Internet cientos y miles de métodos a seguir para cualquiera de los 3 primeros ejemplos de perder peso rápidamente; pero tienes que tener mucho cuidado, pues además de ser solamente trasnsitorias, pueden ser de alto riesgo y tener  consecuencias negativas para tu salud.

Seguramente, -como la gran mayoría-, tú estás en la búsqueda del método más adecuado para ti y has probado varias -o muchas- dietas para bajar de peso, pero por diversos factores y razones no has tenido los resultados que deseas. Bajaste de peso, pero luego volviste a subir e incluso ganaste más kilos.

Yo he pasado por esa situación y solo tuve resultados eficaces cuando logré comprender cómo es que ocurre el proceso de subir de peso. Solo así logré saber lo que me pasaba y pude finalmente bajar de peso y alcanzar el peso que deseaba. La clave fundamental estuvo en cambiar mi estilo de alimentación, comprendiendo que no puedo bajar en solo días los kilos demás que he acumulado en meses y años. Comprendí:

  • Que no existe un método mágico para bajar de peso,
  • Que el proceso de bajar de peso no comienza con una dieta,
  • Comprendí por qué engordamos y como ocurre el proceso de subir de peso
  • Que yo no subí de peso de la noche a la mañana; que sí podía bajar de peso en menor tiempo,  pero no de la noche a la mañana.
  • Que el peso saludable no es una dieta sino que es un estilo de vida
  • Que el lograr tener un peso saludable es un proceso que comienza en la mente y termina en el cuerpo. Tuve que dejar atrás mi mentalidad de gordo.
  • Que es necesario desarrollar tu  mentalidad para bajar de peso, fortalecer tus propósitos, tener un plan de acción y aprender los principios básicos de una alimentación correcta y saludable.
  • Que el bajar de peso es un reto personal  en el que se puede tener éxito preparándote para el cambio, manteniéndose enfocado y tomando acción.

Si deseas conocer en detalle todos los elementos que te acabo de señalar, ingresa tus datos en la caja de registro de la derecha para enviarte en forma totalmente gratuita mi libro  de 150 páginas: “Las 7 claves secretas para Bajar de Peso…  …y ¡No Volver a subir!”.  En él reseño los conocimientos que aprendí, el método que yo seguí y cómo finalmente pude bajar de peso definitivamente.

No dudes en hacerme cualquier comentario, pregunta o inquietud que tengas, pues con  mucho gusto te responderé.

Te deseo muchos éxitos y lo mejor para ti en este nuevo año 2013, que tengas mucha felicidad y que logres todo lo que te propones.

oct 25

Nuestro real adversario según Randy Gage

El Real Adversario

por Randy Gage [www.randygage.com]

Todos estos años que yo luché, me mantuve adaptándome a aquello que culpaba: al Gobierno, a mis socios de negocios o la economía. Esto fue una constante, sin embargo:

Todos eran externos.

Me tomó mucho tiempo darme cuenta que estos factores externos eran solo síntomas del trabajo interno que yo todavía tenía que hacer.

No luches contra las condiciones externas. Estas simplemente son un reflejo de lo que está sucediendo dentro de TI.

Busca tu grandeza interior.

Porque cuando tú cambias, todo cambia!

oct 18

La importancia del Desayuno

¿Te saltaste el desayuno hoy? Estas son las consecuencias…

Imágenes de escáner cerebrales muestran que si se omite el desayuno, es más probable que se coma alimentos poco saludables durante el día y sea más difícil perder peso.

Un estudio realizado por el Doctor Tony Goldston del Centro de Ciencias Clínicas de MRC en el Imperial College de Londres, presentado el 17-10-2012 en la Sociedad de Neurociencias de New Orleans, encontró que un prolongado ayuno parecía generar una predisposición en ciertas regiones del cerebro a elegir alimentos con mayor contenido calórico cuando finalmente  se accede a la comida; ya que si estás en una situación de balance de energía negativo (hambre), no vas a perder el tiempo buscando alimentos saludables.

Un concepto ampliamente difundido dice que el desayuno es la comida más importante del día. Ahora los neuro científicos nos muestran el por qué. Ellos han encontrado que saltarse la primera comida del día no sólo significará comer más en el almuerzo, sino que el cerebro buscará alimentos altos en calorías, poco saludables. Aquellos que adoptan una dieta que se salta las comidas, a largo plazo frecuentemente terminan subiendo de peso. La persona que adopte una dieta que se salte las comidas, a largo plazo a menudo termina ganando peso.

Calorías atractivas

En el estudio participaron 21 hombres y mujeres de peso normal de una edad alrededor de 25 años. Durante la investigación llevada a cabo durante dos días, se les mostraron fotografías de alimentos ricos en calorías mientras se les colocaba en un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional (MRIf); pidiéndoles que calificaran qué tan atractivos les parecían los alimentos que les mostraban, que incluían chocolate, pizza, vegetales y pescado.

A partir de los análisis de las imágenes de escáner de los participantes y las observaciones de cuánto comieron en el almuerzo, se encontró amplia evidencia que el ayuno hace que las personas tengan más hambre.

En el primer día, se pidió a los voluntarios que no desayunaran antes de tomarles el escáner. En el segundo día se les dio un desayuno de 750 calorías consistente de cereal, pan y mermelada, una hora antes de tomarles el escáner.

Dos días después de tomarles las imágenes de escáner, se les brindó un almuerzo a los voluntarios en el que podían consumir todo lo que desearan. Según los investigadores, el saltarse el desayuno provocó que el cerebro produzca una “predisposición” hacia los alimentos ricos en calorías; mostrando que cuando una persona no desayunaba su cerebro cambiaba la forma ellos respondían hacia los alimentos ricos en calorías, pero no hacia aquellos bajos en calorías.

Las imágenes de escáner mostraron que la región del cerebro que se cree está involucrada en la atracción a los alimentos -la corteza orbito frontal-, se volvía más activa cuando el estómago estaba vacío. Además, los individuos que no habían desayunado comieron 20% más calorías cuando se les ofreció el almuerzo al final del día.

“Gravitación”

El ayuno prolongado, dicen los científicos, parece crear una tendencia para que ciertas regiones del cerebro “graviten” hacia alimentos grasos y ricos en calorías cuando la persona finalmente recibe comida.

Una razón por la que es tan difícil perder peso cuando se salta el desayuno es porque se incrementa la atracción de los alimentos ricos en calorías. La investigación muestra que el desayuno calma el apetito, manteniéndonos “disciplinados”, pues está vinculado a los niveles estables de azúcar en la sangre.

Los investigadores planean investigar en el futuro cómo la obesidad afecta este mismo sistema en el cerebro.

La conclusión final de la noticia sobre esta investigación es que no es recomendable saltarse el desayuno y que es aconsejable mantenernos enfocados en evitar ingerir alimentos poco saludables.

oct 16

Razones ocultas por las que frecuentemente comemos demasiado

Razones ocultas por las que frecuentemente comemos demasiado

­­

Comer demasiado en forma habitual puede deberse a razones ocultas…

Es natural y comprensible que de vez en cuando,  al preparar en casa nuestro plato favorito, al concurrir a una reunión social o al ir a nuestro restaurante preferido, comamos en exceso, repitiendo varias porciones adicionales de aquello que nos gusta, a pesar de ya no tener hambre. Sin embargo, existen muchas personas que no solo comen demasiado ocasionalmente, sino que lo hacen en forma  habitual sin razón aparente y sin darse cuenta.

Las razones de comer demasiado son variadas, que pueden ir desde el no tener nada que hacer o por malos hábitos, hasta por la soledad, la tensión, el dolor, el estrés o la baja autoestima. No siendo éstas las únicas.

Son estos factores los que -según nuestra forma de ser- nos afectan en diferentes grados, llevándonos comer en exceso en forma habitual, haciendo que acumulemos kilos demás, cayendo en el sobrepeso u obesidad.

Además de afectar nuestra imagen y autoestima -que son importantes-, existen probadas razones que el sobrepeso afecta nuestro estilo de vida y aumenta notablemente nuestros riesgos de enfermedades mortales, tales como afecciones cardiacas, accidentes cardiovasculares, diabetes y cáncer, por lo que los médicos dan permanentes recomendaciones a fin de evitar el exceso de peso.

Es por ello que es necesario y muy beneficioso el controlar el hábito de comer grandes cantidades de alimentos en cada comida. Un paso firme para este control es comenzar por descubrir los motivos ocultos que están detrás del comer demasiado.

Las causas ocultas de comer demasiado son múltiples y heterogéneas, pudiendo ser -entre otras-, de carácter biológico, por dolor emocional, por estados de crisis personal, por desconocimiento sobre el proceso de alimentación, por experiencias de infancia y/o por factores de entorno ambiental relacionados con la comida.

Factores biológicos

Algunas investigaciones muestran que existe cierta incidencia genética  en familias -padres o hermanos- en la tendencia a comer en exceso, siendo los responsables de estos atracones. Nuestro cerebro también está involucrado entre las causas de comer en exceso cuando no envía un correcto mensaje de saciedad y plenitud, originando el comer demasiado. Un bajo nivel del neurotransmisor llamado serotonina, también puede ser una de las razones para comer en exceso.

Si este fuese tu caso, en lugar de lamentarte o justificar tus comilonas, lo más práctico para enfrentar las causas biológicas es ser proactivo. Toma acción para evitar comer en exceso y cocina (o pide que cocinen) una menor cantidad de alimentos en casa. A su vez expulsa de tu alacena y de tu refrigerador toda comida chatarra, dulces postres y bebidas azucaradas y reemplázalas por frutas, vegetales frescos y alimentos saludables bajos en calorías. De ese modo, si aún sientes hambre después de comer, comerás frutas y alimentos bajos en calorías, pues no tendrás otra alternativa.

La mejor forma de evitar las tentaciones es desterrándolas de casa. No compres comida chatarra ni alimentos en exceso, compra solo lo justo. Es la mejor forma de enfrentar a los genes y así poco a poco se te irá haciendo hábito y después lo harás en forma natural.

Dolor emocional

El comer en exceso es una forma de autoprotección que usamos para eludir o aliviar las emociones dolorosas que nos afectan, tales como el estrés, el enojo, la depresión, la tristeza, el desamor, la ansiedad, la preocupación, la soledad o cualquier crisis. Las personas lo hacen porque después de comer se sienten aliviadas, especialmente si comen alimentos grasos y/o con alto contenido de azúcar.

El dolor emocional y el estrés hacen que la glándula suprarrenal  libere cortisol, generando un aumento del hambre. Lo mejor en estos casos es poner distancia del lugar donde podemos comer en exceso y compulsivamente. Simplemente puedes salir a caminar o enfocarte en disfrutar alguna actividad que te guste y quite de tu mente el estar pensando en ingerir comida.

Desconocimiento sobre el proceso de alimentación

Muchas veces, cuando deseamos perder peso, recurrimos a saltarnos una comida. Es lo típico cuando después de una comilona del día anterior el sentimiento de culpa nos lleva saltarnos una comida al día siguiente. Eso nos produce una sensación satisfactoria de logro, pues sentimos como un “éxito” el haber “compensado” el exceso incurrido.

Sin embargo, este “logro” es contraproducente, sobre todo si lo que nos saltamos es el desayuno, ya que eso afecta nuestro metabolismo y el menor consumo de calorías al inicio del día se vuelve contra nosotros.

Las personas tenemos una tendencia natural a comer más después de saltarnos una comida. Eso aumenta la probabilidad de comer en exceso en la  siguiente comida para compensar la omitida, más aún si estamos deprimidos.

Bajo ninguna circunstancia son aconsejables estos episodios de comer mucho y después no comer nada. Lo mejor es comer con regularidad en la cantidad saludable y las horas según tu propio estilo de vida. Un dietista o tu propio plan de dieta -si es que lo tienes-, te puede ser de guía y de mucha ayuda. El comer pequeñas porciones con mayor frecuencia durante el día puede definitivamente ayudarte a evitar el comer demasiado.

Experiencias de infancia

Experiencias de infancia que producen recurrencias emocionales negativas también pueden llevar a las personas a tratar de aliviarse comiendo compulsivamente en exceso. En estos casos adermás de ser aconsejable buscar apoyo profesional para superar esas experiencias no gratas, paralelamente puedes tomar acción y buscar mantenerte tranquil@ y relajad@, tomando iniciativas para desarrollar actividades creativas que mantengan tu mente ocupada y alejada del hábito de comer demasiado.

Entorno Ambiental

El profesor PhD Brian Wansink, de la Universidad de Cornell, autor del Best Seller “Comiendo sin pensar: Por qué comemos más de lo que pensamos”, basándose estudios en laboratorios, restaurantes, hogares, cines y centros comerciales, muestra cómo la psicología y el entorno de alimentos influyen cuando la gente come.

Por ejemplo, aunque puede parecer que no es un factor trascendente, se ha determinado que existe una tendencia a comer más cuando uno se encuentra en un ambiente tenue que cuando estamos en un ambiente bien iluminado. Entonces, si tenemos tendencia a comer demasiado, es aconsejable tener cenas con la mayor iluminación posible. Las cenas románticas de a dos con velas, hazlas solo de vez en cuando.

Un aspecto en relación al entorno para evitar comer demasiado es organizar el almacenamiento de nuestros alimentos de modo tal que los más saludables sean los que queden más expuestos a nuestro alcance visual; poniendo al fondo y no visibles aquellos que contienen dulces y grasas (mejor si no los compramos).  De ese modo, los alimentos saludables se harán tres veces más propensos a comer. Esconder las bebidas gaseosas y jugos procesados (o evitar su compra) y poner en su lugar agua al alcance de la mano. Mantener una jarra o botellas de agua en la cocina, el comedor, el auto, el bolso, en la oficina, etc.

En casa, en un restaurante o en un bar, los vasos cortos y anchos pueden llevarnos a beber más que si tomamos en vasos delgados y altos, por lo que es mejor usar estos últimos.

El comer mientras vemos la televisión hace que no nos demos cuenta de la cantidad de alimentos que estamos ingiriendo. El simple acto de apagar el televisor mientras comemos puede hacernos bajar en firme entre 0.5 y 1 kg. por mes ya que así se reduce nuestra tendencia inconsciente de comer demasiado. Haz la prueba.

Asimismo, algo tan simple como cambiar el tamaño del plato de 12” a uno 10”, puede generar una disminución significativa en tu cintura. Los estudios muestran que comemos tanto con nuestros ojos como con nuestra boca, por lo que es probable que nos sintamos igualmente satisfechos con un plato de 10” que con uno de 12”. El mismo efecto se produce con los cubiertos que usas. Un estudio halló que usar una cucharita de té en lugar de una cuchara de postre hace que automáticamente la gente coma un 14% menos de calorías.

Aunque sea difícil de creer, los colores también tienen un efecto sobre el apetito. Investigadores de la Universidad de Winnipeg, hallaron que servir la comida en un plato azul, poniendo un mantel azul en su mesa o comer en una habitación azul hace que se reduzca automáticamente la cantidad que uno come.

Entonces, en general, será muy positivo como autoayuda el que controlemos el estrés, adoptemos un plan de alimentación saludable, observemos nuestra calidad de sueño, practiquemos alguna actividad física, nos ocupemos en actividades creativas y controlemos nuestro entorno relacionado con los alimentos, evitando y reduciendo así el hábito de comer demasiado.

oct 14

Mentalidad para Bajar de Peso

Bajar de Peso – Desarrolla tu mentalidad para bajar de peso sin que nada te detenga

¿Cuantas veces has tratado de bajar de peso sin lograr resultados?

Una de las razones más frecuentes por las que las presonas fracasan en bajar de peso es por no haber desarrollado la mentalidad adecuada.

En este artículo voy a compartir contigo 10 secretos para que tu puedas desarrollar, hoy mismo, la mentalidad adecuada para que puedas bajar de peso.

Comienza cargándote de energía y para eso mira este video antes de leer el artículo

Los  10 Secretos

1. Actitud – No hay nada que me detenga en mi propósito de Bajar de Peso

Lo más importante cuando vas a bajar de peso eres tú. Es tu persona quien más importa. Es tu propósito, es tu visión lo que va a generar tu fuego interior impulsándote a lograr eso que quieres para ti. Se trata de tu cuerpo, tu salud y tu vida.

El perder peso a largo plazo comienza en tu mente. Si quieres adelgazar, tienes que empezar por un cambio de actitud y desechar el mantener una mentalidad de gordo. No se trata de pensar primero en los kilos que quieres bajar sino de preparar tu mentalidad para iniciar tu viaje definitivo hacia tu peso ideal. Apoyándote fuertemente en tu mentalidad, piensa entonces en los kilos que quieres bajar y ponte en acción.

Mantener la actitud correcta es la base que te va a llevar al éxito de bajar de peso. Como dice Pamela Peeke, autora del libro “Adelgazar para vivir” (“Fit to live”), el eliminar tu “grasa mental” te llevará a eliminar la grasa de tu cintura; el observar y corregir los patrones y hábitos perjudiciales que vienes arrastrando en tu vida hará que encuentres tu camino de éxito.

2. Controla tu impaciencia

Una de las mayores limitantes de nuestro éxito en perder peso es nuestra impaciencia. Esta hace que deseemos resultados rápidos y espectaculares buscando fórmulas instantáneas, fórmulas mágicas, con satisfacción instantánea.

Hay que tener paciencia. Tienes que tomar conciencia que el bajar de peso en forma definitiva es un proceso lento, más aún si tu exceso de peso lo has adquirido también en un periodo de años. Esta impaciencia hace que el bajar entre 0.5 y 1 kg por semana -que es lo recomendable- les parezca algo demasiado lento.

No reconocen o no saben que cuando se baja de peso muy rápido, lo que se pierde principalmente no es grasa sino agua y tejido muscular; lo cual hace que el metabolismo se vuelva lento, por lo que luego es aún más difícil perder peso. Como consecuencia de eso, se termina abandonando la dieta.

Si piensas y sueñas con tener tu cuerpo dentro de tu peso ideal para siempre, no tienes que pensar en dietas de corto plazo, tienes que pensar en cambios en tus hábitos y estilo de vida a largo plazo. De esto depende el éxito en tu propósito.

Todos tenemos nuestras propias excusas para no esforzarnos, pero si queremos tener éxito en perder peso, inevitablemente tenemos que cambiar nuestros hábitos. Hay mucho equipaje mental que tenemos que dejar de lado antes de iniciar nuestro viaje hacia nuestro peso deseado.

3. Deja atrás tu mentalidad “gorda”

Visualízate a ti mism@ dentro de 3, 6 y 12 meses en adelante. Piensa en lo bien que lucirás con esos kilos o libras menos. Busca fotografías tuyas cuando estabas más delgad@ y ponlas en un lugar donde las puedas ver diariamente y así motivarte para trabajar duro a fin de volver a tener esa silueta. Piensa en todo lo que vas a poder hacer si bajas de peso y que ahora no puedes por tener ese sobrepeso. Esta visualización te ayudará a cambiar tus hábitos.

4. Ten expectativas grandes pero realistas

No se trata de perder 10 ó 20 kg. en un mes. Es mejor fijarse una meta moderada pero consistente. Si logras bajar un promedio de 0.5 kg por semana, en 3 meses habrás bajado 6 kg; pero lo habrás hecho en forma gradual, dándole tiempo a tu cuerpo para que se acostumbre a su nuevo peso, estabilizándose en un peso menor.

Si te estableces metas trimestrales, al cabo de un año habrás bajado un peso muy significativo y en forma sostenida, basada en un cambio gradual y persistente de hábitos, que es lo que en última instancia hace que no vuelvas a recuperar el peso perdido.

5. Mentalízate en comenzar con cambios de hábitos pequeños

Todos sabemos -pues en algún momento lo hemos sufrido- que cambiar nuestros hábitos no es una tarea fácil, sobre todo cuando queremos hacer cambios radicales o muchos cambios a la vez.

Es mejor enfocarse en pequeños cambios que signifiquen mejoras en nuestros hábitos y estilo de vida, sin que representen una alteración drástica en nuestro diario vivir. Aun cuando fuesen muy pequeños, si los sumamos en conjunto, podrás comprobar que se traducirán en una pérdida de peso real.

Esto significa asumir pequeños cambios de actitud frente a nuestras costumbres habituales, como por ejemplo:
• Dejar de comprar comida chatarra y poner en su lugar en forma visible y accesible frutas y verduras;de modo tal que nos sea más fácil comerlas más todos los días.
• Tomar bebidas alcohólicas sólo los fines de semana
• Estar atento y elegir comidas bajas en grasa. Por ejemplo, acompañar nuestro plato principal con ensaladas en lugar de papas fritas.
• Realizar alguna actividad física diariamente por 30 minutos.

Toma nota cada vez que realices uno de estos pequeños cambios y retroaliméntate de estos pequeños éxitos

6. Construye tu sistema de soporte y consigue apoyo

No te aísles en tus esfuerzos. Coméntales tu propósito de bajar de peso a personas en las que confíes y sepas que te van a apoyar y animar en tu objetivo, ya sea amigos o familiares. Si es posible, conforma un grupo y reúnete con personas que tengan el mismo propósito, ya sea online o en forma presencial, alentándose y apoyándose mutuamente en sus avances y contratiempos y cómo superarlos. Eso ayuda mucho a mantener la persistencia en tu objetivo.

7. Elabora diariamente un Plan para el día siguiente

Al final de cada día has un breve inventario de tus logros y has tu pequeño plan y metas para el día siguiente en términos de alimentos y actividad física. El realizar esta práctica te ayudará enormemente en el logro de tu objetivo de bajar de peso, pues te mantendrá enfocado y te será más fácil compartir y comentar tus logros y dificultades con tu grupo de apoyo.

8. Prémiate por tus logros pero sé cuidados@.

Esto que parece muy sencillo a veces es muy difícil de realizar. Cuando logramos cumplir nuestras pequeñas metas y esto se refleja en la balanza, tendemos a premiarnos comiendo en forma desmedida nuestro plato favorito y con ello echamos a perder todo nuestro avance.

Cuando nos alegramos por haber bajado de peso o haber disminuido nuestra medida de cintura debemos premiarnos y celebrar, pero es mejor evitar hacerlo con comida. Preferible, buscar hacer alguna actividad que nos guste y la disfrutemos.

9. Obsérvate a ti mism@

Lleva un diario de todo lo que haces regularmente en relación a la comida y actividad física. Analiza tu comportamiento, identifica los hábitos poco saludables y todo aquello que perjudica tu propósito de perder peso. De esta forma tú sabrás en qué medida se están dando los cambios que estás incorporando a tu rutina diaria, qué es lo que te funciona y qué no te funciona. Así te conocerás mejor y podrás adoptar las estrategias que mejor funcionan para ti.

Ahora…   …inicia tu viaje

Ya conoces los 9 secretos que que yo mismo he utilizado y que te permitirán crear tu mentalidad para bajar de peso; y ahora es tu turno de tomar acción y empieza por estos 3 simples pasos para iniciar tu viaje.

A.   Comienza por Admitir y aceptar que tú necesitas bajar de peso
B.  Reflexiona sobre el por qué quieres bajar de peso. ¿Cuáles son tus razones más profundas? ¿Cuáles serán los beneficios que tendrás cuando estés en tu peso deseado? ¿Cuáles son los resultados que esperas? ¿Cómo te sentirás cuando lo logres? ¿Cómo mueve tu ser el pensar en tu meta?
C.   Actúa ¡YA! Abandona la vieja costumbre de postergar la acción y decirte “Mañana empiezo”. ¡Basta! Tu comienzo es ahora ¡Ya! El premio no llega de la noche a la mañana. Mientras más pronto comiences, más pronto lo lograrás. Entonces, no lo dejes para mañana

¡Empieza hoy mismo! ¡En este momento! ¡TOMA ACCIÓN!

Mayores detalles los encuentras en mi libro “Las 7 Claves Secretas para bajar de peso… …y no volver a subir”, que puedes descargar gratis con solo ingresar tus datos en la columna derecha.