«

ene 14

12 Razones por las que podrías no estar bajando de peso

12 Razones que evitan que bajes de peso

1. Estás comiendo demasiado

Esto puede parecer muy obvio, pero ocurre con mucha frecuencia. A menos que cuentes las calorías que estás ingiriendo podría ser que estés comiendo más de lo que piensas. Esto ocurre sobre todo cuando comes en la calle, donde el tamaño de los platos suelen ser mayores.

Para llevar un buen control, sin cambiar tus hábitos alimenticios, haz un registro estricto durante una semana de todo lo que comes y tomas, siendo lo más detallad@ que puedas en términos de contenido de calorías, sumando todo lo ingerido durante el día.

Muchos se sorprenden de la cantidad que realmente están ingiriendo, constituyendo un buen comienzo para controlarse.

2. Estás comiendo muy poco

Es decir, paradójicamente, no estás comiendo lo suficiente. Cuando queremos bajar de  peso, los primeros días disminuimos drásticamente la ingestión de alimentos.

Esto funciona en muy corto plazo, pero como tenemos un cuerpo inteligente, por instinto natural de inmediato se pone en situación de inanición,  y como mecanismo de seguridad y supervivencia, torna el metabolismo muchísimo más lento, de modo de reducir al mínimo el consumo de calorías.La consecuencia de esto es que, el proceso de perder peso se detiene y se hace mucho más difícil.

3. Le atribuyes carácter saludable a comida que no lo es

De hecho hay muchas alimentos que a fuerza de publicitanrse adquieren una reputación de “saludables”. Sin embargo frecuentemente no los son y contienen demasiadas calorías y grasas.

Por ejemplo hay jugos de frutas envasados que se dicen “100% naturales” que en realidad tienen un alto contenido de calorías. Igualmente ocurre con ensaladas, que en teoría son saludables, pero al agregarles queso, crotones y aceites de aliño, adquieren un elevado contenido de calorías echando a perder su carácter saludable y de paso tus esfuerzos por bajar de peso.

4. Te estás confundiendo con los números de la balanza

Tienes que saber que si bien el medir tu peso en la balanza es un buen comienzo, sin embargo por más precisa que ésta sea, no necesariamente te da un resultado claro y útil sobre tu peso, pues ocurre que a grasa pesa menos que los músculos.

Entonces, si has perdido grasa, pero has ganado más músculo, puede ser que tus medidas hayan mejorado pero esto no se refleja en la balanza. No has bajado de peso e incluso puedes pesar un poquito más. Sin embargo, lo real es que estás más saludable y tienes una mejor figura, pero no es eso lo que te dice la balanza.

Hay casos de personas que han bajado 3 tallas, pero quieren abandonar porque la balanza no se ha movido. Por eso, es muy importante aprender que parte del proceso de bajar de peso es sustituir grasa por masa muscular y que eso significa mejorar notablemente su cuerpo, aún sin perder peso.

Es decir la balanza no mide la grasa, para eso es mejor tomar tus medidas y ver su evolución. Allí también están tus resultados positivos

5. No estás contando las calorías que ingieres a través de los líquidos que tomas

Muchas veces sin tomar consciencia de lo que bebemos, ingerimos bebidas azucaradas en exceso,sin pensar ni verificar la gran cantidad de calorías que contienen, anulando completamente las calorías que quemamos con el ejercicio físico que hacemos.

En general es importante disminuir la ingestión de calorías, pero tienes que prestar mucha atención al total de calorías que ingieres en todo el día. Saberlo ayuda mucho a perder peso.

6. Tienes un comportamiento errático en tu alimentación

El pasar drásticamente de comer en forma abundante a una dieta de hambre y luego nuevamente darse un atracón, afecta negativamente tu metabolismo, alterándolo de un modo que se vuelve muy lento; trayendo como consecuencia el que subas de peso rápidamente.

Es imprescindible evitar que se te conviertan una costumbre los reiterados cambios de comer mucho a comer poco y viceversa.

7. No estás haciendo suficiente ejercicio.

Una cosa que cuesta aceptar cuando se trata de perder peso es que se tiene que hacer ejercicio si se desea mejorar la silueta corporal. Esto siempre es posible, pudiéndose comenzar desde simples caminatas de 30 minutos por día, 5 veces a la semana y aumentar progresivamente su intensidad (dentro de los mismo 30 minutos) según la condicón física que se tenga.

8. Estás demasiado estresado y no estás durmiendo lo suficiente

El estrés y el peso (ya sea aumentar o perder) van de la mano y están íntimamente relacionados. Es posible que no se sepa que estar sometido a un permanente estrés puede aumentar la producción de cortisona que es la hormona responsable del incremento del apetito y de la acumulación de grasa abdominal, la cual a su vez está asociada a la diabetes, colesterol elevado y otros problemas de salud. De allí la impotancia de cuidarse del estrés.

Asimismo, cuando se trata de bajar de peso, el dormir lo suficiente y muy bien es tan importante como comer saludable y hacer ejercicio. Al igual que el estar estresado, el privarse del sueño promueve la generación de cortisona cyas consecuencias acabamos de ver.

9. Pierdes el control los fines de semana

No hay cuidado si de vez en cuando uno se sale de su régimen. Sin embargo, si cada fin de semana lo convertimos en una compensación de todo lo que nos hemos privado durante la semana y comemos locamente, probablemente lo echaremos todo a perder.

Hay que tener en cuenta que si queremos perder 0.5 kg por semana, tendremos que disminuir la ingestión en 500 calorías diarias y hacer ejercicio durante la semana. No se trata de no premiar tus esfuerzos, pero no te premies con comida. Reduce la premiación con comida a una o máximo dos veces por mes y mantente en movimiento, evitando una vida sedentaria.

10. Te enfocas demasiado en alimentos de poca o ninguna grasa.

El que un alimento tenga bajo contenido de grasa según su etiqueta no significa necesariamente que sea un alimento saludable. Puede ser realmente bajo en grasa pero contener otros elementos escondidos que la compensan, como por ejemplo son altos en fructosa, que aportan muchas calorías y muy poco valor nutricional.  Hay que ser muy cuidadosos al leer las etiquetas, asegurándose bien de su contenido saludable.

Por otro lado mientras demasiada grasa en malo, cortar completamente la ingestión de grasa también es malo -el cuerpo necesita de ellas-  y no te ayudará a perder peso. Al contrario, te dejará con una sensación de hambre que te llevará a comer demás. Por ejemplo se puede usar aceite de oliva, comer aguacate (palta) y salmón, que contienen grasas saludables.

11. Te saltas las comidas

El saltarte una comida voluntariamente puede hacerte sentir bien contigo mismo, como por ejemplo saltarter el desayuno. Sin embargo, esto lleva a compensarlo con otras comidas o refrigerios con  elementos poco saludables durante el día.

Pero además te produce un estrés orgánico que demanda glucosa, que cuando la ingieres te lleva a niveles que dispara la insulina, reproduciendo vaivenes extremos de hambre y saciedad volátil que hacen que no puedas perder peso.

Toma siempre un desayuno saludable y no te saltes ninguna comida. Una descripción muy detallada sobre las consecuencias de no tomar desayuno la encuentras en mi libro “Las 7 Claves para Bajar de peso…  …y no volver a subir”, el cual puedes desacargar ingresando tus datos para enviártelo.

12. Tienes un problema fisiológico, necesario de ser tratado por un médico

Existen problemas de tipo orgáncio que pueden ser los que están generando el exceso de peso, como por ejemplo una enfermedad de la tiroides, que puede generar deficiencias en el metabolismo y provocar un aumento desmesurado de peso.

Es por eso que es imprescindible e ineludible el consultar con tu medico antes de iniciar cualquier programa de bajar de peso y/o ante cualquier síntoma que afecte y ponga en riesgo tu salud.

Puede que tú no necesites bajar  de peso…

A pesar de todo lo que se dice respecto al sobrepeso, no necesariamente todos necesitan perder peso si no están en un nivel de obesidad.

De hecho, muchos de nosotros tenemos ideas poco realistas de lo que es una silueta y peso saludable. Todos tenemos diferentes formas de silueta corporal y aunque podemos hacer cambios a nuestros cuerpos, sólo podemos mejorar la silueta del cuerpo que poseemos y no podemos convertirlo en el cuerpo de alguien que no somos.

Tengo un desafío para ti…

Enumera todas las razones por las que quieres bajar de peso que no tengan nada que ver con tu apariencia. ¿Existen otras razones por las que necesitas bajar de peso? ¿Estás en riesgo de enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiovasculares y/o cerebro vasculares? ¿Tu índice de masa corporal (IMC) se encuentra en un rango saludable? ¿Estás cercan@ a tu peso ideal?

Si estás en riesgo, la pérdida de peso puede ser muy importante para mantenerte saludable. Pero, si estás cerca de tu peso ideal y tu IMC está alrededor del rango normal, pregúntate si librarte de esos últimos pocos kilos merecen la pena el esfuerzo ¿Te es posible sentirte feliz con tu peso actual?

Ingresa tus datos para enviarte mi libro -sin costo- “Las 7 Claves para Bajar de peso…  …y no volver a subir” y utiliza esos conocimientos para aprender a aceptar su cuerpo y apreciar todo lo que tu cuerpo hace por ti cada día.

¡Descarga el libro ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>